Molinicos. El séptimo arte y la España cañi

Molinicos. El séptimo arte y la España cañi
5 (100%) 1 vote[s]

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

¿ Qué pueden hacer un policia, una informática, un profesor de tecnología, una psicóloga, una socióloga, una educadora social, un taxista, una adolescente, un puñado de niños y dos chihuahuas en Molinicos?.

Pues bien, así contado no resulta especialmente llamativo, sin embargo, toda esta gente pasó parte de la Navidad de 2016 en este pueblo. Que todo sea dicho, es un pueblo pequeñito situado en la provincia de Albacete, cuya mayor curiosidad, es que sus calles fueron escenario de la película española » amanece que no es poco» de Jose Luis Cuerda.

En la actualidad, sus calles aún hacen eco de ello con algunos graffitis en honor a esta surrealista película, y siempre podrás encontrar a algún lugareño de ochenta años para arriba, dispuesto a relatarte los días en los que » La Bombi», se contorneaba por las calles del pueblo.

Séptimo arte aparte, este pueblo tiene un entorno natural increíble, ya que se encuentra próximo al Parque Natural de los Calares del Rio Mundo y de la Sima. Merece mucho la pena visitarlo.

Y volviendo a nuestros amigos del principio, «casi», les sucede de todo durante los cuatro días Navideños que pasaron por tan cinematográfico y bello lugar.

Haciendo una ruta de senderismo para observar desde «quién sabe dónde» el Rio Mundo,  casi se escalabran con una piedra en la cabeza. Consiguieron ver el Rio mundo, pero no como ellos esperaban, ya que, después de sudar como pollos subiendo por las laderas de una montaña, cuales cabras montesas, finalmente, vieron el nacimiento desde el mismo punto de acceso que el resto de los mortales. Pobres ilusos…

Tuvieron el gran honor, de cenar una paella valenciana echa en chimenea de piedra, con restos de incineración incluidos en ella, y con un ambientador por toda la casa versión «humareda».

Para rematar sus días en Molinicos, decidieron, en un arrebato de romanticismo por la vida, lanzar farolillos tailandeses, con tan mala suerte, que casi incendian el pueblo y rompen el cristal de un coche. Pequeños detalles sin importancia, que hicieron de sus días en Molinicos, unos días inolvidables.    

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

2 comentarios en “Molinicos. El séptimo arte y la España cañi”

Deja un comentario